domingo, 7 de septiembre de 2008

FIESTAS: PREGON,ENTRADA,EMBAJADA Y CABALGATA

Video del pregón que pronunció en el balcon del Palacio Municipal, el villenense Ginés Pardo, sacerdote.(ajo)

















video TEXTO DEL PREGON.
Villeneros y villeneras, forasteras y forasteros que nos acompañáis:

De parte de la señora alcaldesa, SE HACE SABER que, como es notorio, desde el día 31 de agosto está entre nosotros la imagen de Ntra. Sra. la Virgen de las Virtudes. Para honrarla y en su honor, la ciudad de Villena celebrará fiestas de Moros y Cristianos.

SE HACE SABER que las fiestas las presidirán Elena Conejero Amorós, como Regidora mayor. Y Mariola Calvo García como Regidora infantil.

SE HACE SABER que las comparsas estarán representadas por sus cargos de madrina, capitán y alférez, mayores e infantiles y que los cabos dirigirán los desfiles.
Villeneros, estamos a día cinco y el olor de la alhábega y el sonido de la “campanica” de la Virgen no sólo llenan nuestras calles, en esta mañana mágica, sino que llenan también nuestros corazones y los de todos aquellos villeneros y villeneras que no están ahora entre nosotros. Vayan para todos ellos, para todos los que no pueden estar en esta Plaza de Santiago, nuestros recuerdos y nuestros saludos.

Recuerdos y memorias no solo de ellos, sino de tantas cosas que nos hacen ser pueblo y tener identidad. De los recuerdos sencillos y conmovedores de tantas historias de personajes anónimos, de tantas villenerías que hemos visto reflejadas en los textos. de nuestros escritores locales; los recuerdos que siempre nos han movido a amar a nuestra patrona, lo que hemos oído de aquellos que nos han precedido, de nuestros mayores, de nuestros antepasados; los recuerdos hechos poemas y los recuerdos hechos pintura. ¡Tanto que desde el arte nos ha llegado hasta hoy como un regalo que cuidamos con cariño!

El recuerdo de tantos acontecimientos que han hecho de la historia de nuestra ciudad algo de lo que sentirnos orgullosos y de todo aquello que de ella nos han hecho saber. El recuerdo de las glorias de tantos villeneros que hoy son nuestras.

El recuerdo de tantos buenos FESTEROS de los que esta mañana, esta misma mañana, aquí, estamos recogiendo el relevo, que algún día otros recogerán de nosotros.
Pero si es verdad que la nostalgia se puede adueñar un momento de nuestra mañana de día cinco, no es para quedarnos en ella, es para tomar impulso y ¡DIA CUATRO QUE FUERA! y que los Moros Viejos, los Cristianos, los Estudiantes, los Moros Nuevos o los Marruecos, salgan a la calle como si nada, como si por ellos no hubieran pasado los años. Porque esta mañana de día cinco es nueva, y la estrenamos nosotros, los que estamos aquí en esta plaza de Santiago, o en cualquier calle de Villena, o detrás de un altavoz o de una pantalla en cualquier lugar del mundo.
Y por eso esperamos que los Maseros y los Contrabandistas, los Realistas y los Corsarios desfilen esta tarde y todas las fiestas, con unas ganas nuevas, sin estrenar, porque esas ganas nuevas son las que hacen que nuestros desfiles hablen de nosotros: de que somos acogedores, de que somos alegres, de que sabemos estar y hacer amigos, porque “en la ciudad de Villena, donde se come, se cena”.
Y de todo esto saben también los Piratas, los Nazaríes, y los Bereberes, los Almogávares y los Ballesteros, ya que, sin ellos, nuestras fiestas no serían las mismas, estarían vacías.

Pero también saben de esto quienes han cargado tantos años con las sillas, para poder ir a ver los desfiles “sentaicos”. Quienes aunque se hiciera tarde, siempre han estado allí para aplaudir al novio, al marido o a “los chiquillos”, para llevar el paraguas o la merienda, según la tarde. Y también lo saben las mujeres para quienes las fiestas era solo estar lavando pantalones o planchando fajas ¡Que situación tan afortunadamente superada!
Y lo saben quienes han colaborado con las fiestas llevando año tras año a los “chiquillos” y “chiquillas” a la Losilla, para que suban a la carroza, y quienes tienen que estar trabajando para que otros lo pasemos bien.

Y como no, lo saben los de la Junta de la Virgen, siempre sacrificados para que, se haga la hora que se haga, Ella esté siempre a punto; y lo saben los que más ensayan: las Bandas de Música, los de la laureada de toda la vida, los de la Banda Municipal, y los de la nueva, la Sociedad R. Chapí.
Así pues, que suene la música de tantos compositores villeneros que con su saber y su corazón le han puesto ritmo a nuestras Fiestas.

Pero, SE HACE SABER que nuestra mirada al pasado y a este presente de hoy, de ahora, no nos debe hacer olvidar que tenemos que tomar un impulso más grande, que no se agote en los días de fiestas para mirar con ganas el futuro, nuestro futuro como pueblo, para que nadie sienta que a él o a ella se le niega la posibilidad de tener un mañana. Que acojamos a quienes desde muy lejos han venido a ganarse el pan entre nosotros; que sepamos dialogar y podamos entendernos, y que nunca demos la espalda a quien pida nuestro apoyo, porque la historia nos dice que siempre hemos apoyado al débil y hemos sabido sintonizar con el tiempo que nos ha tocado vivir.
Que a partir de nuestro pasado, sepamos abrirnos a un mundo nuevo, a una aldea global en la que estamos todos los hombres y mujeres del mundo y sepamos aportar todo lo bueno que tenemos, sin nostalgias de un pasado que se fue. Que no nos falte la ilusión por el futuro, que hemos de construir con todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Que no nos asusten los retos de la hora presente, que siempre hemos sabido superar.
Y todo eso lo podemos hacer con confianza porque lo mejor de Villena no son sus calles o su historia, su campo, sus fiestas o cualquier otra cosa por buena que sea, lo mejor de Villena han sido y son sus hombres y mujeres, y estamos aquí esta mañana para proclamar que así queremos que siga siendo…que siempre lo mejor de Villena sigan siendo las villeneras y los villeneros.

SE HACE SABER que las calles de Villena están abiertas para que pase la marcialidad con los Moros Viejos; la elegancia con los Moros Nuevos; el bien hacer con los Marruecos; la armonía con los Realistas; la acogida con los Nazaríes; con los Bereberes la familiaridad; con los Piratas, el desenfado, y con los Estudiantes veremos la alegría. Les seguirán los Corsarios con imaginación, y detrás los Contrabandistas con su galanura, y los Maseros con su socarronería y los Ballesteros, con ilusión, y los Almogávares con autenticidad, y la tradición, al final, con los Cristianos.
Y es que todas esas cosas que traen los festeros, son las necesarias para poder hacer fiesta y para poder vivir. Y nuestros trajes expresan todo eso que necesitamos.

Por esta razón SE HACE SABER que allá por donde con su traje pase una festera o un festero de Villena, sea la Constancia o el Carril, El Altico o las casicas de Hellín, el Rabal o la Gran Vía de Madrid, están pasando las fiestas. ¿Qué más da que en la mayoría de las calles de Villena no hayan arcos…si por donde pase un festero o una festera todo se llena de color?

SE HACE SABER que las calles están abiertas, las de S. Francisco o las de la Paz, las de las Peñicas o las Cruces,…las que sean. Porque cada colgadura, en cualquier calle de Villena dice que es verdad que estamos en fiestas, que todas las calles están esperando que pase por ella la Reina de las Virtudes, nuestra Señora. La que los villeneros llevamos en el corazón

Por eso SE HACE SABER que esperamos que los Corsarios sigan haciendo sus corridas de toros en su plaza particular; que los Piratas hagan contrabando, una vez más, con los Contrabandistas, para alegría de los “chiquillos” y que los Estudiantes no se olviden de “la cena de la Sardina”. Que no se olviden tampoco los Moros Nuevos de ir a ver a los ancianos, como siempre, que eso les honra, ni los Marruecos de sacar “el castillico”. Y que los Almogávares con las mantas y mantelerías y los Cristianos con las toñas alegren a las monjas la mañana del día siete, esa mañana que saben adornar tan bien en sus ofrendas los Maseros y que ese mismo día cenen los realistas en el castillo y lo guarden. Y que los Ballesteros sigan visitando el Geriátrico. Que no falten los almuerzos, que los Nazaríes saben compartir tan bien. Y que como todas las noches del día cuatro, los que estamos por la calle, al oír la primera marcha mora de las fiestas, digamos: ¡Que llegan los Bereberes!.


Sí, aunque parezca mentira, aunque el año se haya hecho largo, estamos a día cinco, en la plaza de Santiago, cerca de tanta gente que queremos y a la sombra de la Morenica.


Así que dicho todo esto, y con permiso de la autoridad,

VILLENERAS Y VILLENEROS:

VIVAN LAS FIESTAS

VIVA VILLENA

VIVA LA VIRGEN DE LAS VIRTUDES

No hay comentarios:

 
UA-9316238-1